Mensajes anónimos en redes sociales hacen que las autoridades chinas deban cerrar más de 350 cuentas por rumores e informaciones de explosiones en muchos puntos del país. La divulgación de estos chismes preocupantes comenzó desde el miércoles pasado a partir de la explosión ocurrida en los contenedores de Tianjin, en el norte de este país.

Por ello, muchas investigaciones están en práctica para fundamentar a ciencia cierta lo sucedido. La administración de informática china ha especificado que el Whatsapp chino denominado WeChat ha sido las redes encabezadoras de estos rumores, diseminando mensajes concurrentemente con textos como “gas tóxico se dirige hacia Pekín” o también, “no se encuentran sobrevivientes en un kilómetro del sitio de la explosión”.

Así mismo, esta administración indicó que ciertas cuentas privadas de estas redes se hacían pasar falsamente por familiares de supuestas víctimas para conseguir recursos monetarios  y de cualquier tipo, bajo comentarios irresponsables en diferentes blogs a su misma vez. Cada uno de ellos suelen variar pero terminan en el mismo objetivo de encaminar informaciones de explosiones en diversas localidades.

Cuenta-de-AP-hackeada

Fue así como ordenaron cerrar y suspender múltiples cuentas en esas redes sociales de manera permanente. Por su parte, muchos usuarios de redes como Weibo, la cual funciona semejante al twitter, se han sumado a emprendimientos para conocer la verdad que hay detrás de estos rumores diseminados, todo esto con el uso de etiquetas principales.

Por ahora no se sabe correctamente, que fue lo que causó las explosiones y sus rumores de anticipación, mientras que otros internautas se dedicaban a criticar abiertamente con sus opiniones la censura adoptada por distintos medios de comunicación que ocultaban las informaciones de explosiones en el país.

Solo era necesario recurrir a diferentes redes sociales para enterarse de las posibles explosiones que anunciaban diferentes usuarios, pero que por sí mismos tuvieron que pagar el precio de la suspensión de sus cuentas.

 

Compartir