Desde la década de 1960 cuando esta investigación  tuvo sus inicios bajo secreto de investigación, los científicos a cargo de la nueva tecnología en desarrollo, jamás se imaginaron que casi medio siglo después el reconocimiento facial y la biometría repercutirían en la vida diaria del hombre moderno.

facial-recognition-615x328

Muchos dispositivos y terminales electrónicos en la actualidad, han estado utilizando este nuevo sistema de reconocimiento de usuario, incluso es muy útil para hacer pruebas de seguridad y tener identificadas a las personas que acceden o intentan acceder a algún nivel restringido de cualquier sistema ‘’seguro’’.

Aunque hoy en día la jerga cotidiana maneja de manera coloquial el término, software de reconocimiento facial  esta nueva tecnología es largo el camino que deben recorrer los científico-técnicos para lograr alcanzar el objetivo deseado. Según algunas fuentes informativas profesores universitarios de china, afirman haber diseñado y puesto en marcha el primer cajero con reconocimiento de rostro en el mundo.

Así por ejemplo, la serie norteamericana de televisión Person of interest, nos muestra como después del atentado a las torres gemelas el 11 de abril de año 2001 en la ciudad de New York, el gobierno de los estados unidos a través de un programa de investigación secreto emprende una persecución ciudadana de monitoreo e identificación facial mediante la utilización de cámaras, a fin de identificar posibles ataques terroristas.

Mediante una comparación directa entre la captura detallada del rostro de la persona y las imágenes preexistentes en una base de datos, los sistemas de seguridad nacional y ciudadana en muchos países del mundo, utilizan el sistema de reconocimiento facial a fin de prevenir, juzgar y en muchos casos evitar, cualquier eventualidad fuera del marco legal de cada nación.

Aún hay mucho más que ahondar sobre el tema en cuestión pero, lo cierto es que algunas personas apuestan a desacreditar esta tecnología puesto que la misma limita la privacidad y va mucho as allá del consentimiento personal y es totalmente impuesta sin previa consulta.

Compartir