Resulta curioso poder evidenciar, como el surgimiento de la misma fe por lo sobre natural e incluso desconocido, tiene su lugar en el mundo de la ciencia. Una reciente encuesta mostró como, religión y tecnología nuevamente van de la mano, alcanzando límites y experiencias, para algunos impensable hasta el punto de considerarlo una aberración, blasfemia, herejías.

apple2

Un estudio llevado a cabo por la compañía estadounidense AT&T*(NYSE:T), mostró que 4 de cada 10 encuestados, es decir, el 41% de las personas que fueron objeto del estudio, dijeron utilizar sus terminales electrónicos, móviles, tabletas, ordenador personal, con acceso a Internet para conectarse a sitios en la red que, funcionan como organización o grupos de fe para la inspiración personal. Por su parte, otro 32 % afirma conectarse de manera ocasional a grupos religiosos en Internet.

’Las personas utilizan sus dispositivos móviles para organizar sus vidas y tener acceso a lo que les apasiona’’, dijo Jennifer Jones, vicepresidente de mercados diversos en AT&T.

Al poder observar esta peculiar temática en la que, religión y tecnología nuevamente van de la mano, nos topamos con diversos grupos de personas que, tienen en común las prácticas de asistir a congregaciones religiosas por medio de sus terminales electrónicas, haciendo uso de Internet.

El estudio mencionado anteriormente también reflejo que, mientras más joven sea la persona, es más factible que acuda a las prácticas religiosas que tienen lugar en páginas de Internet, arrojando como resultado que, el 85% de la totalidad que realiza estas actividades, están entre 18 y 24 años de edad.

Asimismo, la encuesta revelo que las actividades más frecuentes en la web son, mensajes de texto a un amigo (15%), publicación de contenido en las redes sociales (8%), observar material audiovisual (7%), juegos online (4%) otras actividades (6%). Esta mirada al interior de los intereses personales nos muestra cómo, religión y tecnología nuevamente van de la mano.

Compartir