A lo largo del tiempo, y a través de la acelerada trayectoria que ha sufrido la tecnología en los últimos años, hemos podido evidenciar como una majestuosa estructura científica- tecnológica está siendo desarrollada por las mentes más brillantes y las empresas más poderosas del mundo, una herramienta muy utilizada y constantemente actualizada, es nuestro principal objeto de estudio en esta oportunidad, la tecnología móvil un arma de doble filo, es la respuesta de las mentes más críticas a nivel mundial.

images (2)

Si observamos con especial cuidado el proceso evolutivo que ha transformado por completo las comunicaciones a nivel mundial, sin ninguna duda nos toparemos con la tecnología móvil, que por medio de las gigantescas industrias como, Google, Amazon, Apple; Microsoft, Samsung entre otros, han colmado el mercado actual de múltiples innovaciones, donde muchas se han quedado rezagadas y se han convertido en un fracaso permanente para la empresa que las desarrolla.

La tecnología móvil un arma de doble filo que, ha permanecido latente en el seno de las corporaciones mundiales. Hasta ahora hemos visto las maravillosas invenciones y avances en las industrias tecnológicas anteriormente mencionadas pero, la cantidad de fracasos que han tenido internamente es altamente considerable, hasta el punto de quedar rezagadas en el olvido por una decisión tomada, muy poco acertada.

Tal es el caso de Amazon con sus nuevos dispositivos, aún no ha logrado posicionarse en los primeros lugares de preferencia, del mismo modo ocurre en empresas como Microsoft que, ha tenido serias dificultades para generar aceptación en el público.

Una cuerda floja empresarial por dónde camina la tecnología móvil un arma de doble filo que, las empresas ha querido tomar como punta de lanza, para sus innovaciones tecnológicas y, quizás olviden que las personas en esta nueva era moderna, quieran más que un simple teléfono móvil.

‘’ Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito’’ Thomas Alba Edison.

Compartir