Se trata de  una empresa japonesa que ha creado una línea de zapatos con GPS para ayudar a  pacientes mayores. El producto ha sido ideado para ayudar a localizar a pacientes de avanzada edad que padezcan de problemas mentales, los cuales en muchas ocasiones tienden a perderse y deambular sin saber cómo retornar a sus hogares, poniendo su integridad en riesgo.

202001-620-282

¿Cómo se les conoce a estos zapatos con GPS?

Dicho producto fue bautizado como “GPS Dokodemos Shoes”,  el cual consta de un localizador insertado en el interior de la suela del zapato izquierdo, permitiéndonos  conocer la ubicación del usuario a través  dispositivos móviles, Smartphone, solo es necesario tener el número de identificación del terminal y la respectiva contraseña.

Un portavoz de Wish Hills, creadores de los zapatos con GPS para ayudar a  pacientes mayores, explicó que la empresa cuenta con una gran experiencia en la búsqueda de pacientes perdidos que sufren de demencia, y tienen bien claro que este tipo de personas no usan teléfonos móviles, colgantes ni relojes,  pero sí zapatos.” Por eso decidimos  crear unos con sistema de localización  GPS.

¿Cómo funcionan estos zapatos con GPS?

Indica la empresa que su funcionalidad se basa en un localizador que se asocia a un dispositivo al que envía notificaciones cuando el portador se aleja más de 50, 100 o   500 metros de su vivienda, dependiendo del valor de la distancia establecida por cada persona.

También, entre otras funciones, muestra la posición del usuario en un mapa para que no se haga complicada la búsqueda del ser querido que se encuentra extraviado.

La compañía  se ha propuesto como objetivo  “salvar vidas” con estos zapatos, asegurando  que dicho producto esta teniendo buenos resultados y se está vendiendo muy bien,” principalmente entre mujeres  mayores de 50 años que presentan problemas relacionados con la demencia.

¿Cuánto cuestan?

Por ahora, esta mercancía se encuentra disponible sólo en Japón, y cuestan un aproximado de 266 euros o 285 dólares. Hay que tener en cuento que en este país asiático casi un cuarto de la población supera los    65 años de edad.

Compartir