Según un documento elaborado por la “Oficina Fiscal de Nueva York, Estados Unidos”, se puede acceder y restablecer de forma muy sencilla a los dispositivos Android que tienen versiones antiguas del sistema operativo, lo que haría Google remotamente si una orden de la corte lo establece para que de esta forma se le permita los investigadores saber cuál era el contenido que había dentro del móvil.

El documento se enfoca principalmente en los dispositivos que poseen la información encriptada por ciertos motivos de la ley, aunque los dispositivos que tienen Android 5.0 o versiones más recientes no pueden ser accesibles remotamente y restablecer la encriptación del disco completo. Cualquier dispositivo que tenga una versión anterior a Android 5.0 es vulnerable y puede ser accesible para remover el patrón de seguridad o contraseña que se le haya establecido.

patron-de-seguridad-de-android

De esta forma los investigadores forenses tienen los privilegios de poder sobrepasar o los patrones de seguridad de algunos dispositivos usando distintas técnicas. Aunque para otro tipo de dispositivos Android se puede acceder mediante las garantías y ordenes de la ley que estén dispuestas a extraer la información de dicho dispositivo fácilmente por Google de forma remota, lo que le permitirá a los forenses ver el contenido del móvil”.

Gracias a una reciente gráfica podemos ver que aún hay una gran cantidad de dispositivos Android que no usan nuevas versiones, ya que al parecer el 74,1% de los dispositivos siguen usando versiones más antiguas que la 5.0, así que se puede acceder a una gran cantidad de dispositivos fácilmente:

dispositivos android

Dependiendo del país cambian las leyes y los procedimientos y las técnicas forenses, así como el poder que tienen las entidades del gobierno para solicitar este tipo de servicios de extracción de datos, como en el caso de Google es sumamente sencillo, no sería muy raro que para muchos hackers también sea relativamente sencillo hacerse con el control de un dispositivo y poder ver todo el contenido.

Compartir