Sin pantalla, cámara, micrófono o incluso la posibilidad de hacer una llamada, el NoPhone podría ser el regalo más inútil para estas navidades.

Este NoPhone, que como su nombre lo indica, no tiene cámara, ni pantalla, ni música y, si lo has adivinado, sin teléfono. (Es sin embargo, resistente a caídas en el inodoro).

El producto, financiado a través de una campaña llamada Kickstarter, viene en tres modelos. Está el completamente liso NoPhone Zero por $5 (también conocido como “el teléfono más avanzado jamás creado por la humanidad” según su sitio web). También está el NoPhone clásico por $10 (que cuenta con botones y puertos falsos) y el NoPhone selfie por $15 que viene con un espejo adherido donde debería de haber una pantalla.

NoPhone simula el peso y dimensiones de su Smartphone favorito con el fin de aliviar cualquier sentimiento inadecuado por la falta de un Smartphone de verdad”, escribió Van Gould en su página web personal. Gould es co-fundador de la compañía detrás de este dispositivo también llamado NoPhone.

El NoPhone comenzó en 2014 como una campaña de Kickstarter que recaudó más de $18,000 y hasta ahora ha vendido más de 4,000 unidades.

NoPhone

Cualquiera que sea la razón, el NoPhone tocó una verdad básica: parece que no podemos quitar los ojos de nuestros teléfonos. Ve a cualquier restaurante, y verás familias completas pegadas a sus teléfonos.

El NoPhone es definitivamente una broma” dijo Gould, “Pero hay algo cierto detrás de la broma”.

Para un producto que hace tan poco, en realidad logra mucho al recordarnos que debemos descansar de los teléfonos. Podrías cambiar tu verdadero Smartphone por un NoPhone una vez por semana cuando salgas con tu pareja o quizá a alguna cena familiar.

A pesar de esto, otros quieren al NoPhone solo por lo divertido y absurdo que resulta, es decir, es solo un pedazo de plástico.

“No estoy seguro de que vallamos a ser la próxima Apple, pero quien sabe” Dice Gould, “Además, somos la mayor empresa de teléfonos falsos en el mundo”.

Compartir
Aficionado a la tecnología, ferviente creyente del software libre y amante del sistema operativo Android. Siempre pendiente de los nuevos avances de la ciencia, informando con gusto todo lo acontecido en este mundo tan cambiante.