Una ley que permite a gobiernos violar la privacidad de los usuarios y que ha sido llamada Powers Bill, fue promulgada este año, suscitando rechazos en compañías como Apple, la cual se ha decidido por defender la privacidad de sus clientes.

Apple-Changes-Privacy-Policy-Yet-Again-Devs-None-Too-Happy-461027-2

Powers Bill genera preocupaciones en la directiva de Apple

Se trata de una regulación del Reino Unido que busca concederles acceso a los gobiernos a la información privada de los usuarios. Mediante la obligación a los ISPs de mantener un historial de búsqueda y de concederles a los poderes públicos las claves de los cifrados, la Powers Bill ha sido calificada por autoridades políticas como necesaria en la lucha contra el crimen y el terror.

El pasado lunes era la fecha límite para que las compañías presentaran sus pruebas escritas contra tal leyApple ha entregado su rechazo en un texto de ocho páginas.  Este se enfoca en tres cuestiones: el cifrado, la posibilidad de tener que hackear sus propios productos, y el precedente que representaría el tener que aceptar las órdenes del Reino Unido.

Microsoft, Facebook, Google, Yahoo y Twitter también han presentado sus pruebas a la comisión y los detalles serán publicados en su momento, pues no se conoce nada de lo que estas compañías han respondido respecto a la ley Powers Bill, según reportó la BBC.

Powers Bill obligaría a Apple a cambiar sus productos

Apple diseña algunos de sus productos (como por ejemplo iMessage) utilizando un método llamado “cifrado de extremo a extremo” (end-to-end encryption), lo que significa que solo el remitente y el destinatario pueden ver el mensaje en su forma no codificada.

Powers Bill
Powers Bill

Las agencias de seguridad y las fuerzas de orden se ha quejado especialmente de esta técnica, mientras que Apple argumenta que esto es necesario para proteger a los usuarios de criminales, hackers y otros agentes maliciosos.

La legislación actual establece que las compañías deben proporcionar información de sus comunicaciones en caso de una orden judicial. Que para lograr esto las empresas tengan que rediseñar sus sistemas, no había sido interpretado hasta ahora. Pero Apple parece estar preocupado por el hecho de que el lenguaje de la ley Powers Bill podría dar cabida a la creación de “puertas traseras” para proporcionar acceso a las autoridades.

Y es que uno de los elementos que Apple ha observado en el proyecto de ley es la ambigüedad con la que se presenta, y la compañía espera ahora que el gobierno del Reino Unido clarifique sus intenciones reales y posibles.

Compartir