La conocida aplicación Google Translate, que funciona como un traductor funcional de múltiples idiomas, cumple diez años en abril de 2016. Te revelamos el revolucionario funcionamiento de esta app, que se ha convertido en herramienta indispensable de unas 200 millones de personas en el mundo.

Google-Translate-Banner[1]

Las estadísticas que le dan vida a Google Translate

Cuando en 2006 el gigante de internet anunció el lanzamiento de Google Translate, el sistema estaba basado en SYSTRAN, un software que aún utilizan varios servicios de traducción en línea, como Yahoo!, Babel Fish y AOL. La revolución comenzó en 2007, cuando Google anunció un nuevo algoritmo patentado basado en modelos estadísticos que mejorarían la exactitud  de sus traducciones.

Google Translate es el ejemplo más significativo de Traducción Automática Estadística (Statistical Machine Translation). Esto quiere decir que las traducciones que la app arroja son el resultado de un modelo estadístico, por lo que no se han incluido a este traductor consejos de expertos en alguna lengua, ni siquiera reglas gramaticales o diccionarios. En un sentido amplio, Google Translate no sabe absolutamente nada acerca del lenguaje.

En cambio,  Google ha reunido una enorme base de datos de traducciones de millones de documentos hechos por personas, textos elaborados desde 1957 en más de veinte idiomas y que fueron la base del primer algoritmo de Google Translate.

Las versiones más actuales también han incorporado nuevos textos, subidos al internet por tribunales, individuos o departamentos académicos. Esta diversidad de contenido de entrada es lo que le ha permitido a Google Translate trabajar con 90 idiomas. El algoritmo busca patrones entre su enorme colección de traducciones con el fin de encontrar la que probablemente se asocie mejor al texto introducido.

Google Translate
Google Translate

Google Translate: Su fortaleza es su mayor desventaja

La mayoría del tiempo, Google Translate no traduce directamente del idioma A al idioma B. Si se desea traducir, por ejemplo, del coreano al urdu, no existe una historia de traducciones entre ambos idiomas, por lo que generalmente el algoritmo traduce el texto al inglés, y luego al idioma al que se desea llegar.

Pero no hay duda del éxito y evolución de esta aplicación. El servicio es utilizado por 200 millones de personas al mes y convierte 1.000 millones de textos al día. Además, desde octubre de 2015 Google incorporó diez nuevos idiomas, mientras que al principio solo era posible traducir del inglés al árabe y viceversa.

Compartir