Muchos dirán que las demandas de patentes son inútiles como armas competitivas, en parte debido a los procesos legales que pueden durar años y al lograr ganar la demanda  el producto demandado ya no es vendido. Y esto es algo que Apple está aprendiendo de la peor forma, viviéndolo.

El juez Lucy Koh ha concedido a Apple una largamente buscada prohibición de ciertos smartphones de Samsung por supuestas infracciones de patentes, pero todos los dispositivos prohibidos son tan viejos que es muy poco probable aún verlos en una tienda.

Apple gana a Samsung

Te lo ponemos de esta manera: el grupo prohibido más avanzado es del 2012, de la era del Galaxy S III, que actualmente ya no es fácil de encontrar, incluso si buscas en las bodegas más olvidadas de las tiendas.

El fallo es que la prohibición no aplica para teléfonos que aún estén circulando. La patente de detección de datos (utilizada para convertir los números de teléfono y las fechas en enlaces) que afectó a la mayoría de los dispositivos de Samsung, expira el primero de febrero, y hay un periodo de gracia de 30 días en honor a la prohibición.

En resumen, Samsung puede dejarlo pasar. La otra conocida patente de desbloqueo deslizable de Apple no expira tan pronto, pero los tres dispositivos destinados en la demanda no utilizan este método. A lo mucho, Samsung tendrá que trabajar en la corrección de su patente.

Es una victoria simbólica para Apple, pero eso es todo. Tal como están las cosas, ninguna compañía está particularmente interesada en luchar por algo así.

Es más que nada una cuestión de orgullo, Apple quiere mostrar que puede después de todos esos años en los tribunales, mientras que Samsung pretende minimizar el daño y mantener la cabeza en alto.

Compartir

Aficionado a la tecnología, ferviente creyente del software libre y amante del sistema operativo Android. Siempre pendiente de los nuevos avances de la ciencia, informando con gusto todo lo acontecido en este mundo tan cambiante.