La popular red social china Sina Weibo, rompió el límite de 140 caracteres, poniendo en práctica lo que se rumoreaba que Twitter planeaba hacer para sí mismo.

El ejecutivo de Sina Weibo, Wang Gaofei, confirmó el cambio en su plataforma refiriéndose a esta como “una carta abierta.

El comunicado dado dice que el servició comenzará a probar mensajes de hasta 2000 caracteres para “usuarios veteranos” y desarrolladores a partir del 28 de Enero, y se desplegará a todos los usuarios exactamente un mes después, el 28 de Febrero.

Weibo

De acuerdo con los datos de Weibo, solo alrededor del 10% de los mensajes sobrepasa los 140 caracteres”, informa un portavoz para la compañía Morning Post por correo electrónico. “Pero estamos ampliando el límite de caracteres permitidos para ofrecer una mayor elección y una mejor experiencia del usuario.”

Al igual que Twitter, el límite de 140 caracteres es parte integral de la plataforma de microblogging chino, cuyos seguidores en el occidente están bastante familiarizados con ella debido a la gran cantidad de imágenes filtradas de smartphones (no siempre legitimas) que circulan en ella.

Para los usuarios de Twitter, la decisión de Weibo para implementar rápidamente la modificación indica cómo podría materializarse en su contraparte occidental.

De acuerdo con el post de Wang, aparecerán los mismos mensajes con longitud de 140 caracteres en las líneas de tiempo, el contenido adicional de texto se podrá ver a través de un enlace que revele la totalidad del mensaje.

En medio de una mala semana para Twitter, que ha visto las interrupciones del servicio a nivel mundial, la caída del precio de sus acciones y los rumores de adquisición, se piensa que la red social tiene más ganas que nunca de empezar a sacudir las cosas.

A pesar de la competencia local de la aplicación WeChat de Tencent, Sina Weibo ha amasado una gran base de usuarios en China.

Según informes, el servicio ha sido objeto de críticas en los últimos tiempos sobre sus políticas de autocensura ya que han eliminado mensajes de varios usuarios por considerarse “políticamente sensibles” por el gobierno.