En el Congreso Mundial de Telefonía que se llevó a cabo la semana pasada en la ciudad de Barcelona, España, se habló sobre la tan esperada red 5G, la cual al parecer hará muchas más cosas además de aumentar la velocidad de navegación, ya que ante todo tiene el propósito de organizar la cohabitación entre los millones de objetos conectados a los smartphones, como puede ser el caso de un auto, un refrigerador o incluso una casa.

Claro, la red 4G represento una evolución en cuanto a su antecesor 3G, pero esa evolución fue más en cuanto al ancho de banda, pero lo cierto es que a nivel general podemos decir que era el mismo ecosistema, mientras que la nueva red 5G tiene el objetivo de habilitar una nueva serie de recursos completamente nuevos. ¿Cómo cuáles? Bueno, un ejemplo podría ser la sanidad electrónica, los transportes o la industria 4.0, así lo explico Viktor Arvidsson, el director estratégico de le Ericsson en Francia.

red 5G

Con la red 5G los usuarios tendrán un mayor ancho de banda y más velocidad, con lo que podrán desarrollar la realidad virtual, vídeos o posiblemente la llegada de los hologramas en un futuro.

Pero sin duda alguna lo más llamativo y esperado de la nueva red 5G no es la velocidad, sino que va más allá de esas necesidad, siendo el principal reto la esperada “explosión del internet de las cosas” en campos sumamente variados para los que la red 4G no estaba nada adaptada.

Gracias a que hace uso de un espectro de onda más ancho será posible hacer más ágil la transmisión de datos, una necesidad dentro del internet de las cosas. “Se necesita una red que tenga una latencia de pocos milisengundos, por ejemplo, con la red 4G para que un vehículo autónomo que va a 100 km/h frene se necesitarían tres metros, mientras que con la red 5G solo necesita de unos centímetros”, explica el algorítmico y matemático de Huawei Paris, Mérouane Debbah.

Compartir