El robot Apple Liam está diseñado para ayudar en el programa de reciclaje ampliado Apple Renew dirigido a los dispositivos antiguos. Este robot está diseñado para desarmar los iPhone viejos, hasta en 11 segundos, para recuperar piezas que posteriormente pueden ser reutilizadas.

robot Apple Liam
robot Apple Liam

Nacido para desarmar

La compañía ha dicho que su robot Apple Liam es capaz de desarmar más de 1.2 millones de iPhone al año, extrayendo distintos componentes que podrás ser reutilizados o reciclados. Puede rescatar el litio y el cobalto de las baterías del iPhone, separar el oro y el cobre de las cámaras y extraer la plata y el platino de la placa principal. ¿Su singular nombre? Liam.

Apple y sus colaboradores no han dicho nada respecto a dónde van esos componentes. Brightstar es uno de sus socios de reciclaje. Cuando un cliente hace click en el enlace de reciclaje de Apple, es dirigido a la página de Brightstar. La de Cupertino no ha dicho cuántos iPhone ha reciclado hasta la fecha, pero Brightstar ha dicho que reciclan más de 10 millones de dispositivos cada año.

Un Bloomberg informó en febrero que Apple tiene una política de destrucción total. Mientras que otras firmas salvan ciertos componentes como los chips que pueden utilizarse para reparar teléfonos defectuosos, Apple tritura sus dispositivos para evitar que aparatos Apple falsos puedan llegar al mercado.

La “basura” tecnológica: el trabajo del robot Apple Liam

Cerca del 95% de los dispositivos usados que Brightstar recibe (que no se limita a productos Apple), son reutilizados, lo que quiere decir que la mayoría de los celulares viejos terminan siendo vendidos de cierto modo como teléfonos nuevos. El 5% restante es considerado “más allá de la reparación económica” y son reciclados.

robot apple 2

Para darle más trabajo a su robot Apple Liam, la compañía ofrece gift cards a los que reciclen dispositivos recientes. El iPad 2, iPhone 4 o Macs de 2007 o posteriores son elegibles para obtener tarjetas de regalo. Apple dice que recolectó más de 40.000 toneladas de residuos electrónicos en 2014.

Compartir