Cuando queremos entrar a una página de internet nuestro navegador busca por solicitudes al servidor todos los medios que conforman la página. Desde que el internet nació esto se hace a través de HTTP/1.1.

Con el pasar de los años, las páginas se han vuelto  mucho más completas y pesadas, por lo que el HTTP/1.1 se somete a presiones muy grandes. Cuando entras a una página, el navegador comienza a cargar todos los medios que conforman la página, el texto, las imágenes, los videos, las tipografías, etc… haciendo que las páginas sean más pesadas.

Para solucionar ese problema, los desarrolladores y diseñadores buscan formas de minimizar el tiempo de carga de las paginas, pero de cualquier forma sigue siendo muy evidente que el mismo protocolo HTTP necesita una actualización para adaptarse a la web moderna. Abriéndole pasó a HTTP2.

HTTP2

Debido a que el navegador envía solicitudes separadas para cargar todos los medios de una página, esto hace que haya un constante flujo de datos por medio de millones de conexiones, lo que puede provocar una congestión y hacer que la navegación sea más lento. Pero con HTTP2 esto será cosa del pasado.

Con HTTP2 el navegador continuara enviando peticiones a un servidor para tener respuestas con los medios solicitados, pero una de las principales características de este protocolo es que ofrecerá Flujos Multiplexados, Compresión de Cabecera, Server Push, y muchas más.

Los flujos multiplexados elimina el problema de las múltiples conexiones al hacer dichos recursos en partes más pequeñas que pasen por la misma conexión, para después volver a armar y separar los recursos una vez que han llegado a su destino.

Con el Server Push se mejora la forma de entregar los medios al navegador, ya que la pagina HTML no solo sería enviada al navegador para ser analizada y cargada, sino que enviara los datos que son necesarios para que la pagina cargue sin que el navegador solicite dichos datos.

Todas estas nuevas características abrirán un nuevo camino hacia una navegación en internet más cómoda.