Desde el comienzo de la computación, el hombre ha buscado una mayor capacidad de interacción entre el dispositivo y el usuario, esto mediante hacer la interfaz del dispositivo más “natural”, con este término queremos decir que el ordenador sea capaz de procesar los gestos naturales del comportamiento humano, un ejemplo claro podría ser la voz, que es un medio natural de comunicación entre los humanos.

Los bots, son el futuro de las aplicaciones

Bots

Hoy día con la llegada de procesadores más potentes, y hardware de mejor calidad estas interfaces han evolucionado en gran manera; en los últimos años la capacidad de interacción entre los usuarios y sus Smartphones se ha visto incrementada en gran medida.

Comenzando con internet, una base de datos a nivel mundial en la que se puede encontrar información de prácticamente todos los temas, para poder utilizarla se inventaron los buscadores, los que nos permiten interactuar con la información que ahí se encuentra. Con el tiempo se crearon las aplicaciones, que son interfaces que mediante una serie de menús nos permiten encontrar lo que buscamos, o realizar la tarea indicada. Y la tecnología ha seguido adelante, al punto que hoy día se han desarrollado lo que conocemos como bots.

Los bots son software que permite una interacción mucho más natural con el usuario, un ejemplo es Siri, asistente mediante la cual, mediante comandos de voz podemos acceder a lo que como usuarios requerimos, así como este tipo de asistentes existen otros bots desarrollados que interactúan con el usuario de una manera distinta, por ejemplo, mediante gestos.

Pero ¿realmente pueden llegar a desplazar a las aplicaciones estos bots? Si bien es cierto que la funcionalidad de este software está limitada por varias condiciones, los últimos desarrollos nos han demostrado que a pesar de que es un camino lleno de retos por vencer, llegara el momento en que los bots permitan acceder de una manera más rápida, eficaz y segura a la información requerida, e inclusive podrían utilizarse como el inicio de la futura robótica.

Compartir