La aplicación de mensajería instantánea Whatsapp, actualmente propiedad de Facebook, anunció que han habilitado el cifrado E2EE (end-to-end).

End-to-end, cifrado de extremo a extremo

cifrado extremo a extremo

Lo que en seguridad cibernética se conoce como protocolo severo en el que sólo el emisor y el receptor de la conversación en función pueden leer los mensajes que se envían, por lo que no pueden verlos, los proveedores de la línea, los proveedores del Internet o los mismos dueños de la aplicación.

Esto quiere decir que la compañía no tiene capacidad alguna para tener acceso a los mensajes de sus clientes, ni siquiera por ordenes judiciales de las autoridades.

La idea es muy simple: cuando se envía un mensaje, la única persona que tiene los privilegios de leerlo es el grupo o persona de chat a los que fue enviado. Nadie más puede conocer el contenido de ese mensaje ni siquiera los cibercriminales, ni hackers, ni gobiernos opresivos, ni siquiera Whatsapp afirma en su blog.

La decisión de la empresa de activar este protocolo de encriptación fue tomada principalmente por el juicio que protagonizaron Apple y el FBI, pero también por algunos otros juicios en los que Whatsapp se ha visto inmersa.

De hecho, en Brasil ocurrió la detención al vicepresidente de Facebook en América Latina por negar su colaboración en una investigación, aunque fue liberado poco tiempo después de la detención.En este caso específico, Facebook había omitido varias órdenes judiciales que demandaban la revelación de mensajes intercambiados entre presuntos delincuentes a través de la aplicación WhatsApp, información a la que la compañía negó tener acceso.

A raíz del caso presentado en Apple, han salido a la luz muchos casos similares, en los que el gobierno o las fuerzas de seguridad demandan a desarrolladores para conseguir información específica de móviles que están relacionados con investigaciones policiales.