Las operadoras de telecomunicaciones españolas han encontrado en el sistema italiano un modelo a seguir para las futuras relaciones financieras con los proveedores de mensajería instantánea.

En el punto de mira están WhatsApp, Viber, Telegram, Facebook (Messenger), Hangouts y los servicios de Apple como el FaceTime. Todas las aplicaciones anteriores son denominadas operadores Over The Top (OTT) termino que se refiere a las empresas que realizan sus operaciones o actividades sobre las redes de telecomunicaciones fijas y móviles en las que no contribuyen en lo absoluto para su desarrollo y mantenimiento.

Operadoras españolas cobraran WhatsApp

Las operadoras españolas cobraran WhatsApp y otras

El antiguo discurso que habían dado las operadoras españolas adquiere nueva vigencia después de que el consejo regulador italiano del sector Agcom haya pactado la imposición de obligaciones regulatorias a todos los servicios de comunicación de consumo masivo, como WhatsApp y los antes mencionados, el problema es que estos servicios no cobran ninguna cuota a sus usuarios y el disgusto de dichas compañías que ofrecen el servicio es evidente.

En pocas palabras, el árbitro del sector promueve una consulta pública para obligar a todos los OTT a negociar algún tipo de pago en favor de los operadores tradicionales por el uso de sus redes. Al mismo tiempo, Agcom pondrá las medidas regulatorias adecuadas para que las aplicaciones de mensajería online respeten las leyes de privacidad italianas.

Según el mismo organismo regulador italiano, la propuesta de pago deberá ser proporcional equitativa y no discriminatoria. Además, las futuras aportaciones de los OTT proporcionarían cierto índice de retorno para las inversiones multimillonarias de las empresas de telecomunicación.

Además, todas las aplicaciones de mensajería instantánea usan el número de móvil de sus usuarios para obtener todos los servicios, detalle que enfatizo Agcom.

En la consulta pública librada en Italia, el regulador del sector destaco que los OTT deberán remunerar a los usuarios por hacer uso de su número ya que es su propiedad, esto dejando más incertidumbre aun respecto a la inmensa cantidad de dinero que tendrán que pagar estas compañías.