Si tienes un teléfono que ya no usas pero todavía funciona y a cuya cámara todavía se le puede sacar provecho, no te pierdas este post en el que te enseñamos cómo transformar el viejo móvil en cámara de seguridad para que te enteres de lo que pasa en tu casa todo el tiempo.

móvil en cámara de seguridad
Viejo móvil en cámara de seguridad

Viejo móvil en cámara de seguridad para iOS

Para convertir tu móvil en cámara de seguridad, lo primero que deberás hacer será descargar una app cámara de seguridad en tu teléfono. Hay muchas en el mercado, pero aquí te indicaremos las mejores. Si cuentas con un dispositivo iOS, descarga la app Manything desde la App Store, tanto en tu móvil viejo como en el nuevo que actualmente utilizas.

En el teléfono viejo, debes entrar en ajustes y deshabilitar el autobloqueado en General. Luego solo debes registrarte en la app usando correo electrónico o tu cuenta de Facebook, y seleccionar el modo Camara en el dispositivo viejo y Viewer en el nuevo. Finalmente, presiona el botón rojo en el dispositivo configurado como cámara para comenzar la transmisión.

Cámara de seguridad para Android

Una de las mejores opciones de aplicaciones para cámara de seguridad en Android es IP Webcam, que cuenta con una versión totalmente gratuita, y funciona también con la nube. Para configurar tu Android en cámara de seguridad, deberás descargar esta aplicación en Google Play. Abre la app y configura las preferencias de video.

móvil en cámara de seguridad

Para comenzar la transmisión debes seleccionar Start en la parte inferior de la app. Para visualizar la transmisión, debes encontrar la dirección IP y número de puerto en el teléfono utilizado como cámara. Desde otro dispositivo, solo debes ingresar la dirección IP en el navegador Web.

Ahora solo debes convertir tu viejo móvil en cámara de seguridad, colocándolo en cierta parte de tu hogar, como por ejemplo la entrada principal, el patio trasero o cualquier punto que pienses puede ser vulnerable. Para montar el móvil, un pequeño trípode podría funcionar de maravilla, y se venden en el mercado por menos de 5 euros.