No hay nadie que pueda negar que la tecnología se ha infiltrado en la mayor parte de nuestras vidas y de nuestras actividades, tanto así que muchas personas son capaces de socializar, pagar, comprar, entre muchas otras actividades, gracias al uso de la tecnología.

Partituras digitales

partituras digitales

Uno de los campos donde su alcance se había limitado era en cuento a la música, pero no nos referimos a las canciones que todos escuchamos y compramos por internet, sino a las partituras musicales, y si bien era posible leerlas y enviarlas mediante el uso de ciertos formatos como pdf, la parte más complicada era realizar, editar y manipular las partituras de la canción, esto debido a la complejidad que las mismas muestran al ser manipuladas.

En muchos aspectos se ha avanzado a este respecto, pero ahora ha llegado un software llamado Beatnik, que si la posibilidad a que los interpretes sigan su composición sin la necesidad de estar pasando de página, también permitiéndole a estos usuarios que realicen anotaciones mientras estudian estas partituras, haciendo también posible que las compartan con otros.

Esto parece algo no muy novedoso, pero lo cierto es que esto abre las puertas a muchas posibilidades para los músicos. Y es que en muchas ocasiones las aplicaciones o el software que se ha realizado para estos fines ha sido desarrollado meramente por programadores, mientras que Beatnik fue desarrollada por investigadores de la Universidad de Jaén, mientras estos se dedicaban a investigar usos tecnológicos que pudieran aplicarse a la música, por lo que han tomado en cuenta todas las necesidades que los músicos tienen con respecto a una aplicación digital.

Esto es sin duda un buen avance para la tecnología en uno de los ámbitos más complicados de cuantificar, pues la música, aunque parece un tema sencillo, lo cierto es que es un reto para la tecnología, un reto que por lo visto está siendo superado.