No es ninguna sorpresa que a los niños les encantan jugar con los smartphones y las tablets, ya que Google Play tiene un catálogo de aplicaciones para niños muy grande. Pero dependiendo de su edad, los niños pueden saber cómo descargar aplicaciones por su cuenta, así que es trabajo de los padres adelantarse para evitar que los niños compren ciertas aplicaciones en Google Play que no son aptas para niños.

Lo mejor que puedes hacer para evitar que los niños hagan compras no deseadas es estableciendo autenticación, de forma que, aparezca cada vez que se quiera descargar una compra desde Google Play. Este proceso es muy sencillo y viene como una opción nativa de la tienda de aplicaciones, pensaba para aumentar la seguridad al momento de hacer compras.

evitar que los niños compren en google play

Algunos detalles que debes saber sobre la autenticación de Google Play es que esta será única para el móvil en uso, lo que significa que no se activara en todos los dispositivos que usen tu cuenta de Google Play.

Pasos para establecer la autenticación

En dado caso de que la autenticación te desespere después de un tiempo, puedes quitarla, aunque lo mejor es dejarla, especialmente porque un Smartphone puede pasar de mano en mano sin muchas dificultades.

Hay distintas formas de configuración, pero para mejorar la seguridad puedes establecer que se pida ‘cada 30 minutos’, permitiéndonos hacer compras en la tienda durante media hora después de haber insertado la contraseña una vez, o bien, puedes seleccionar ‘Para todas las compras’, que pedirá la autenticación cada vez que se desee hacer una compra. Esta es la opción más segura.

Solo sigue estos sencillos pasos y todo quedara listo:

  1. Comenzaras por abrir la Play Store.
  2. Ahora abre el menú lateral usando el icono de tres líneas horizontales.
  3. Después elije la opción ‘Ajustes’.
  4. Busca en dónde dice ‘Pedir autenticación para hacer compras’ y pulsa sobre ella.
  5. Selecciona a configuración que creas adecuada.

Listo, ahora tendrán que ingresar tu contraseña para poder comprar algo.