Hoy en día existen gran variedad de alternativas para el gestor de correos nativo de Apple y es cierto que cada vez son más versátiles y potentes. AirMail fue uno de los últimos en llegar y quedarse con la apreciación del público. Pero Polymail llega con todas las novedades para convertirse en el mejor gestor de correos.

La nueva aplicación de correo electrónico

Polymail

Esta aplicación está diseñada con una calidad excepcional y funciones únicas que la destacan del resto, colocando la aplicación como un serio contendiente para alcanzar el liderazgo.

Una vez instalada la aplicación Polymail se crea una cuenta general o maestra que luego sincroniza las cuentas de email de todas las compañías en los diferentes dispositivos, pero el éxito de la aplicación reside en las siguientes funciones que le fueron implementadas:

La confirmación de lectura, esto se trata de una de las funciones estelares de Polymail y es que el usuario podrá saber cuándo su correo ha sido leído y, de hecho, cuántas veces se ha hecho.

Envíos diferidos, Esta inteligente función viene incorporada en Polymail. Se pueden programar los envíos de correos específicos en fecha y hora determinados previamente, sin errores, algo que se agradece cuando el mail es parte fundamental del trabajo de muchos.

Baja inmediata de boletines, esto es la piedra angular de la app, lo que más ama el público y es que todos odiamos los correos publicitarios y Spam. Polymail pone las cosas de manera más sencilla para todos aquellos que cuentan con la bandeja de entrada de su correo, inundada de boletines diarios ofreciendo cosas que no necesitas o personas que no conoces. Esta maravillosa aplicación cuenta con un botón sencillo para la cancelación automática de cualquier suscripción, siendo una herramienta muy efectiva para tener una bandeja limpia.

Cancelar los envíos erróneos, algo que ya hacía falta desde hace tiempo, con la app podrás cancelar el envío en los segundos siguientes después de haber sido enviado, resultando muy útil cuando cometes el común error de enviar algún correo de forma equívoca.