Microsoft presentó muy buenos números en los estados de resultados del último trimestre fiscal, a pesar de ello la reestructuración de la compañía continúa, ya que la compañía anunció una nueva oleada de despidos que busca hacerse con mayor eficiencia en cuanto a la operatividad de la mítica empresa de Bill Gates, al eliminar miles de puestos y divisiones que no son rentables.

Esta ocasión fueron 2.850 personas que perdieron su empleo que se suman a los 18.000 que lo perdieron en 2014, los 7.800 que fueron despedidos de la división móvil en 2015 y los 1.850 que fueron anunciados en mayo de 2016 que correspondieron al despido de elementos que colaboraban en la planta de Finlandia que trabajó en Nokia, con lo que se confirma claramente que Microsoft está dejando en el olvido el negocio de la telefonía móvil.

Microsoft toma como prioridad sus inversiones en la nube

microsoft y nokia

El hardware en el que tiene que invertir Microsoft, requiere mucho capital y las ganancias de la misma tardan en llegar, además de que los beneficios son limitados, claro, si lo comparamos con servicios como Office 365 y Azure, hay un mejor control operacional de las aplicaciones recibiendo una ganancia mas alta.

Esto ha generado que Microsoft siga deshaciéndose poco a poco del capital humano que trabaja para Nokia, gran cantidad de empleados han sido cambiados de área, pero lo que deja muchas dudas es que Microsoft aún no haya anunciado el cierre de la división móvil, quizá Bill Gates se guarda una sorpresa.

Microsoft espera concluir la reestructuración de personal hacia finales del ejercicio fiscal de 2017, ya que al cierre de este pasado trimestre se reportaban 7.400 empleados despedidos, así que todavía queda bastante trabajo por delante para reorganizar la empresa.