La compañía nipona ha firmado un acuerdo con la empresa Murata, para transferirle a esta la mayor parte de sus negocios e investigación en baterías.

De esta manera, Sony tendría la posibilidad de reorganizar la dedicación de sus recursos a otras divisiones e investigaciones que aporten más a su principal apuesta, que ha sido el sector de la telefonía móvil en los últimos años, a su vez la compañía Murata también japonesa, planea expandirse en la industria energética específicamente las baterías.

Sony venderá su división de baterías a Murata

Un trato del que aún faltan detalles por acordar pero que ya es más que un hecho.

Así lo que a uno le estorba puede ser una gran oportunidad para otros, la negociación establecería que el personal y los recursos dedicados a las baterías, tanto en las plantas de Japón como en las que se encuentran en todo el mundo también sean traspasadas.

En Sony detallaban que no todas sus divisiones de baterías serán vendidas a Murata.

Mencionando en un comunicado que no incluye las baterías USB de Sony, las pilas de botón, las pilas alcalinas, los proyectores y algunos otros productos.

Según la información que Sony ha comunicado, traspasaría la mayor parte de sus divisiones de baterías, pero no la totalidad de las mismas. Se trataría en concreto de Sony Energy Devices, encargada de fabricar baterías para Tablets, Smartphones, cámaras digitales, así como baterías de litio recargables. Las plantas de esta subsidiaria se encuentran en Japón, Singapur y China.

Por su parte Murata, dedicada a la fabricación de componentes electrónicos como sensores y otras partes de Smartphones, maquinaria industrial e indumentaria tecnológica, planea ampliar su negocio a los terrenos de la robótica, salud y el mercado energético. El acuerdo definitivo se formalizaría en octubre de 2016 y se espera que la trasferencia de divisiones y el traspaso total se realice en marzo del próximo año, una vez se apruebe todo el procedimiento por parte de los organismos reguladores.