La caída de la confianza de los consumidores ingleses ha caído un 15% en los últimos días, gracias a la salida de la Unión Europea; todos los analistas la han considerado la peor caída desde hace 15 años.

Según Joe Staton, director de dinámica de mercados de GfK, pude haber dos opciones: un debilitamiento acelerado de la economía inglesa en todos sus cimientos, o un acuerdo muy profundo para renegociar todo tipo de tratados comerciales en el Reino Unido.

reino unido

La tendencia se ha incrementado debido a los recientes ajustes, tales como los intereses bajos del Banco de Inglaterra, los ajustes en recortes presupuestarios de varias empresas, y las negociaciones que se entablan entre éstas y el banco inglés, especialmente sobre apoyos financieros para afrontar las pérdidas.

La desconfianza también se ha convertido en incertidumbre, de acuerdo a YouGov, ahora los ciudadanos ingleses tienen miedo a que ocurra algo sobre sus propiedades de valor y sus fondos personales.

Uno de los sectores más afectados ha sido el valor de la divisa, la libra esterlina, que perdió valor hasta cotizar una libra con 1,3215 dólares. Cosa que también generó una fuga de capitales enfocada a otras divisas, lo que generó una devaluación de la libra y un alza en el dólar; la conversión de deudas y compromisos a euros ha beneficiado y perjudicado a distintas personas.

El consumo de activos como la venta de casas o viajes en avión se han recuperado poco a poco, el consumo de otros servicios también se ha recuperado considerablemente, pero no lo suficiente como para decir que la economía ha sanado; razón por la cual, cada vez más empresas se apuntan para ayudas bancarias.

La situación permanece inestable, por ahora permanece pendiente la respuesta del Banco de Inglaterra, si decide dar más ayudas con condiciones especiales, o cortar los intereses.