Los KEF Blade Two son de los mejores altavoces que se pueden encontrar en el mercado. Caracterizados por su elegancia y gran tamaño, estos altavoces reproducen efectivamente los sonidos, desapareciendo como fuente de ellos y preservando los detalles a pesar de que son tan grandes. Definitivamente la elección indicada para todos aquellos estereófilos o amantes del estéreo.

KEF Blade Two: De los mejores altavoces del mercado
KEF Blade Two: De los mejores altavoces del mercado

KEF Blade Two

Este par de altavoces se consideran entre los mejores altavoces del planeta. Con una altura de 57.5 pulgadas, el Blade Two es ligeramente más pequeño que el original Blade, con el que comparte su forma general: su figura externa curvada hecha con poliuretano de alta densidad que se asemeja a la hoja de un cuchillo, de allí su nombre Blade.

Las características internas del Blade Two hacen que se pueda utilizar un sonido ambiental diferente optimizado para operaciones de alta frecuencia. Los conos están formados de una aleación de aluminio y magnesio, con un esqueleto adjunto en la parte trasera del cono y una bobina móvil de 3 pulgadas que hace que la frecuencia sea lo más alta posible.

La cúpula de ventilador en su parte posterior está montada justo en el centro acústico exacto del cono de rango medio. Toma más de 2.4kHz y tiene una cúpula de doble perfil elíptica en la base que empuja la resonancia de la cúpula principal hasta unos 40kHz.

De los mejores altavoces del mercado

El KEF Blade Two cuenta con una unidad Uni-Q-drive que le da al sonido una dispersión a lo ancho e incluso verticalmente. La imagen acústica que ofrece es precisa y estable con un sonido suave, mientras que ningún sonido queda oculto en el fondo.

mejores altavoces

El Blade Two es de los mejores altavoces porque es capaz de reproducir los sonidos de manera precisa, colocando cada golpe con precisión en el espacio, además de generar un audio envolvente que disimula la fuente de la que proviene. Estos altavoces tienen un precio bastante elevado, como todo lo bueno en la vida, pero valen cada centavo.