El país islámico ha decidido prohibir el juego de manera definitiva por motivos de seguridad. Temen que la ubicación satelital permita el espionaje y la localización de bienes militares que “pongan en peligro” la seguridad nacional. Han recalcado que bloquearán el acceso al juego a toda la población, y si la policía encuentra a alguien jugando en la calle, podría ir a la cárcel.

Irán ha prohibido Pokemon Go

Según la BBC, el gobierno iraní entabló un diálogo con la compañía Niantic sobre el problema del GPS que utiliza el juego, al final, el juego no saldrá y el gobierno ha decidido establecer medidas de seguridad muy duras al respecto. Al igual que en otros lugares, algunos jugadores descargaron versiones “piratas” y se les veía en las calles antes de la decisión final del gobierno. Ahora han decidido que todo aquel que deambule en las calles en busca de pokemones, vaya a la cárcel, o algo aún más grave.

El gobierno también ha declarado su intención de proteger a sus ciudadanos, ya que las noticias sobre accidentes, muertes y otros sucesos representan un peligro para la integridad de los iraníes. Uno de los puntos que dialogaron con los desarrolladores, fue la posibilidad de eliminar posibles pokémones de sitios como bases militares, edificios gubernamentales, y otras instalaciones.

El control de la red se ha extendido a sitios web, de modo que tampoco se pueden publicar contenidos acerca del videojuego por “razones de seguridad nacional”, lo que ha disparado la actividad clandestina de los jugadores y los programadores iraníes.

Alireza al-Davoud, un analista político iraní, argumentó que Pokémon Go representa una amenaza cibernética, capaz de “controlar a distancia” misiles nucleares o vehículos peligrosos, así como realizar espionaje corporativo o gubernamental.

Por el momento, los habitantes de Irán tendrán que conformarse con descargar el juego desde servidores proxy y cuidarse de la vigilancia estricta del gobierno.