La Valquiria Clash Royale es una de esas cartas que no terminamos de saber si es buena o mala. Algunos la clasifican entre las peores cartas de este juego, mientras que otros afirman que es sumamente útil y fuerte. Lo cierto es que si se usa de manera correcta esta unidad puede causar estragos entre las tropas enemigas débiles e incluso algunas fuertes como los bárbaros.

Valquiria Clash Royale

Valquiria Clash Royale

La valquiria Clash Royale es una carta con un coste de 4 gotas de elixir, que causa daño de área y funciona como mini tanque por sus elevados puntos de vida. Puede destrozar un Ejército de esqueletos en un santiamén. Del mismo modo, todas las unidades débiles que estén cerca de ella perecerán al instante.

En mi opinión es una de las cartas más efectivas contra grandes cantidades de unidades enemigas, y también es fuerte contra los bárbaros, pues los cuatro de ellos se verán afectados por su daño de área, que es su principal ventaja.

La valquiria es ideal para acompañar unidades grandes que son débiles contra las pequeñas, como el Príncipe, el Gigante, el PEKKA, el Montapuercos, entre otros. Así que su efectividad dependerá de las otras cartas con las que la acompañes.

Valquiria Clash Royale

Valquiria y PEKKA en Clash Royale

La valquiria Clash Royale es ideal para acompañar al P.E.K.K.A., puesto que destruirá todas las unidades débiles que normalmente podrían acabar fácilmente con este enorme guerrero enmascarado. Ambas cartas son lentas, y se desplazan a la misma velocidad, lo cual aumenta la posibilidad de un buen ataque pues se mantendrán juntas.

No pasa lo mismo con la combinación Valquiria y Montapuercos o Valquiria y Príncipe, pues estas cartas son más rápidas y si no las usas bien terminarán muy separadas y no servirán de nada. Es por ello que es mejor que la valquiria acompañe unidades como el P.E.K.K.A. o el Gigante.

Estas cartas son terrestres así que al mismo tiempo deberás acompañarlas con alguna carta que dañe unidades aéreas, especialmente que se encargue de la Horda de esbirros, su principal amenaza. Para ello puedes usar las arqueras, la Bruja, el Mago, el Bebé Dragón, entre otras.