Actualmente, la seguridad de nuestros móviles es un tema que debería preocuparnos a todos. Es por ello que recientemente los grandes fabricantes de móviles han implementado avanzados métodos de seguridad, que garantizan también la protección de nuestra información y hacen que el desbloqueo de equipo sea más sencillo y rápido.

El escáner de iris

TecnoInnovador escaner-de-iris-e1475185755870 ¿El escáner de iris es la opción más segura para proteger lo que revisas con tu Smartphone?

Una de las opciones más populares es el escáner de huella digital, y aunque es efectivo y cómodo, puede ser vulnerado a través de distintos métodos de reimpresión de una huella dactilar, esto ya que sin darnos cuenta podemos dejar evidencia física en el Smartphone de nuestro ADN. Simplemente con que el dedo quede marcado en la pantalla podría bastar para duplicar la huella.

Incluso al usar una contraseña PIN, hay posibilidad de que alguien te vea y pueda replicar la secuencia de tus dedos o que dejes rastro sobre los dígitos que utilizas si es que no eres cuidadoso con la higiene de tu pantalla.

Pero, ¿hay algún método de seguridad que no pueda ser burlado? Hay quien nos dice que el escaneo de iris es la mejor opción.

El iris es la parte de nuestro ojo determinante de la coloración en ellos. Ahora, si los miras de cerca a través de un espejo, notaras varias líneas intrínsecas en esa parte de tus ojos y es ese patrón lo que se encarga de leer esta tecnología. La ventaja de este método va en la complejidad de las líneas del iris, las cuales se producen de forma aleatoria y nunca cambian. Por ello el iris de cada persona es totalmente único, ni si quiera el otro ojo tiene el mismo trazado.

Hay quienes afirman que está avanzada tecnología de seguridad biométrica es el futuro en la privacidad de nuestros Smartphones. Hoy en día hay móviles que cuentan con este lector, el que además de ser seguro resulta mucho más conveniente por varias causas:

A diferencia de los dedos, los ojos siempre están limpios por lo que no se afectara el reconocimiento.
El escaneo del iris no deja evidencia física y sin consentimiento propio, nadie podrá replicarlo.