Hace unos cuantos días Samsung intentaba pasar la página con lo que ha pasado referente a sus dispositivos móviles explosivos, hoy quiere reformar sus baterías realizando una inversión de unos 150 millones para mejorar su seguridad y ofrecerle garantía al usuario, así se sentirán seguros de no tener una bomba de tiempo que no marca detonación en sus manos.

Los planes que quiere llevar a cabo lo hará el equipo de Samsung SDI, este bloque de fabricantes anunció que dichas medidas fueron necesarias para que otras desgracias no ocurran en los dispositivos venideros. Para ello la compañía ha instalado ya una sala de emergencia en la planta de Cheonan, además de un grupo de trabajo que se encargará de abordar la seguridad de la batería.

Un grupo asignado en Samsung SDI se encargará de la seguridad

Se ha puesto un equipo de trabajo el cual incluye 100 personas que se dividen en 3 campos, el de desarrollo, producción y calidad y control de la tecnología. En el equipo de producción e inspección se encargará de la garantía del equipo, la cual tendrá 1 de 1 millón de posibilidades de generar algún defecto.

Todas las acciones que has ahora ha realizado Samsung SDI van al pie de la letra, esperemos que con el paso del tiempo puedan ofrecer novedades para el mundo de la tecnología y autonomía móvil. Lo cierto es que todas estas acciones obligan a los fabricantes optar por batería internas (No extraíbles) en cada uno de sus modelos, un cambio radical que de seguro afectará las ventas.

A pesar de las garantías que provee Samsung, es poco probable que se vuelva a confiar en un terminal de su familia, aun así las ventas se disparan con cada uno de los lanzamientos, es de saberlo, hablamos de un gigante que ha cometido un error entre millones de éxitos.