Aunque no lo sepas, una de las normas más estrictas que recibe el presidente de los Estados Unidos es utilizar un dispositivo que sea totalmente seguro para su uso. El pasado presidente Obama utilizaba un Blackberry de primera generación, todos sabemos que las tareas normales que llevamos a diario son imposibles de ejecutar en este móvil, pero Donald Trump es la excepción hasta ahora, ya que con su Galaxy S3 ha roto toda regla.

Las recomendaciones de seguridad para el sólo son una molestia, el Congreso le ha pedido que por motivos de seguridad para él y la nación debe desechar su Android y adquirir un dispositivo que no lo someta a riesgos; el aún sigue tuitiando al día de hoy muchos mensajes hirientes a distintos medios, aun cuando sabe que no es el modo más seguro de hacerlo.

¿Qué peligros enfrenta Trump a través de su Galaxy S3?

No son muchos, ya que hasta ahora la información confidencial y secreta debe ser resguardada y de ninguna manera ser enviada a través de algún mensaje de texto a su dispositivo móvil, ya que su Galaxy S3 es vulnerable al 100% contra ataques informáticos. Lo que sí es realmente extraño para el congreso es que se niegue a entregar el móvil ¿Qué ocultará?

Ted Lieu, un Congresista de EEUU tomo la decisión de enviar una carta al comité de Supervisión encargado de la cámara de representantes, con el fin de que se investigue el dispositivo que tiene Donald Trump en su poder. Sin embargo, es irónico, pero si se tiene el poder de hackear un Android y necesitan con ansias saber que oculta su presidente ¿Por qué no le hacen ellos mismos?

Después de todo, aún respetan la privacidad, saben que se meterían en un lío con su propio presidente, esperemos que Trump resguarde sus datos en el Galaxy S3 ante ataques de quienes más le odian.