La agencia central de inteligencia (CIA) ha desarrollado una nueva tecnología que restringe el uso de los misiles antiaéreos portátiles ”stringers” para que sean usados en un lugares y momentos específicos.

Esta nueva tecnología funciona de tal forma que cuando el arma sale de un área especifica configurada previamente se desactiva por completo, esta técnica tiene el nombre de “geofencing”. De esta forma se aseguran de que no caiga en manos de los enemigos como ya les ha pasado anteriormente.

El geovallado, así también llamado, es un elemento telemático que permite a los usuarios que están dentro del sistema dibujar zonas alrededor de áreas seleccionadas. Cuando estas ”geovallas” son cruzadas, esta tecnología emite un aviso vía sms o email. También es un elemento que proporciona seguridad, usando limites predefinidos, para usuarios designados en una oficina o móviles.

Con esta nueva tecnología las ventas de armas de gran poder se verán beneficiadas ya que los aliados estadunidenses que se encuentran en zonas conflictivas se aseguran un buen uso de estas.