Otro de los efectos del COVID-19 en la industria tecnología se ha conocido recientemente. De acuerdo con la firma de análisis Strategy Analytics, en febrero cayeron las ventas de smartphones por el coronavirus.

Pero no se trata de una ligera disminución en las ventas. De hecho, el informe señala que los envíos de teléfonos inteligentes se redujeron en un 38% anual durante el mes de febrero pasado.

Este porcentaje significa que 61.8 millones de dispositivos no fueron vendidos. Además, la caída en las ventas de smartphones es la mayor caída de toda la historia.

¿Cómo ha afectado el coronavirus la venta de smartphones?

Evidentemente las estadísticas en el informe de Strategy Analytics revelan como el coronavirus ha afectado no solo la vida diaria. De hecho, es una clara muestra de la grave afectación en la cadena de suministro.

TecnoInnovador caen-las-ventas-de-smartphones Cayeron las ventas de smartphones por el coronavirus en el mundo
Las ventas de smartphones caen por coronavirus

Específicamente de productos electrónicos que proceden de China. Y de hecho, se prevé que todo ello terminará dañando el mercado de los dispositivos electrónicos a nivel mundial.

Sin embargo, lo más preocupante es que en el informe también se dan pistas sobre un futuro nada alentador. Es decir, se está considerando que el mercado de los teléfonos inteligentes enfrentará muchos problemas.

Particularmente si se toma en cuenta que muchos países han comenzado a cerrar sus economías para evitar el avance de la pandemia.

Los envíos de smartphones a distribuidores se desplomaron

Cómo ya se indicaba, los envíos mundiales de teléfonos inteligentes cayeron casi un 40% interanual. Esto durante el mes de febrero, pasando de 99.2 millones de dispositivos, a 61.8 millones de dispositivos.

Y según el informe de Strategy Analytics, esta es la mayor caída en las ventas de smartphones en la historia de los teléfonos inteligentes. Es evidente entonces que esta pandemia está afectando el mercado de productos electrónicos de una manera que no se esperaba.

Además, los envíos a los distribuidores se desplomaron en China, y de hecho siguieron esta tendencia en toda Asia. Especialmente porque las fábricas y empresas cerraron y la gente fue confinada a sus hogares.

Linda Sui, una de las principales analistas de Strategy Analytics, indico que su empresa comenzó a monitorear el mercado de smartphones desde 2003. Y esta es la mayor caída histórica en dicho segmento.

Las expectativas a futuro no son positivas

Pero lamentablemente las cosas no parece que vayan a mejorar para las ventas de smartphones. De hecho, se presagian problemas graves para el mercado de teléfonos inteligentes en el futuro.

El cierre de fronteras, las restricciones de vuelos y otras medidas extremas, pero necesarias, terminarán afectando todavía más a este mercado. Claramente los países están haciendo lo posible por desacelerar el avance del virus.

También hay que mencionar que este brote de COVID-19 afectó no solo a la oferta, sino también a la demanda de este tipo de dispositivos móviles. El informe señala que muchas plantas en Asia simplemente no pudieron fabricar los teléfonos inteligentes.

Los cierres obligatorios impuestos por los gobiernos fue una de las causas principales. Sin embargo, no fue la única, ya que también se tuvieron problemas para garantizar los componentes clave de la cadena de suministro.

Las personas no están comprando smartphones

Además, hay que tener en cuenta que las personas que se auto confinan o que tienen la orden de permanecer en casa, es poco probable que compren un smartphone.

Es decir, la gente no acude a las tiendas minoristas, ni tampoco están comprando nuevos dispositivos. Incluso muchos tienen temor de contagiarse de coronavirus al comprar online productos chinos.

Como resultado, todo esto termina perjudicando la demanda de nuevos teléfonos inteligentes. Pero esta caída en las ventas de smartphones no es exclusiva de los teléfonos más caros, es una caída en todos los rangos de precios.

Los grandes proveedores sufren estragos

Igualmente, los grandes proveedores de teléfonos inteligentes han resentido la crisis por el coronavirus. Por ejemplo, Apple, que fue el principal proveedor de smartphones por volumen en 2019, cerró sus tiendas fuera de China de forma indefinida.

Además, la empresa también advirtió que este brote de COVID-19 restringirá temporalmente el suministro de iPhones. Por su parte, Samsung, que también es uno de los grandes fabricantes, también ha cerrado sus tiendas.

En el caso de Huawei, este fabricante ya de por si venia enfrentando problemas con la prohibición comercial en los Estados Unidos. A raíz del brote de coronavirus, la compañía ha estado perdiendo impulso y se espera que sus cifras de venta se reduzcan conforme avance el año.

Un escenario complicado, no hay duda

Desafortunadamente es probable que este solo sea el comienzo de muchos problemas en la industria tecnológica. En China ciertamente están regresando a la “normalidad” muy lentamente, e incluso las tiendas de Apple en ese país ya han reabierto.

Sin embargo, y a pesar de estos indicadores de recuperación en China, los efectos del coronavirus son cada vez más graves. Por lo tanto, se espera que los envíos globales de teléfonos inteligentes mantengan una tendencia a la baja en los próximos meses.